Sinfonía agridulce

Descubra la deliciosa historia que esconde Orange Bitters

Más información
Sinfonía agridulce

La naranja amarga es una propuesta endiabladamente indulgente. ¿A quién no le gusta un cóctel festivo de frutas cítricas, rico y chispeante, con una nota de fondo ardiente? La naranja es la fruta definitiva de la temporada navideña. Incluso el contrito Ebenezer Scrooge le preguntó a Bob Crachit si podía hacer las paces con una “copa de Smoking Bishop”, un popular ponche dickensiano hecho con naranjas amargas. Los escandinavos también usan naranjas amargas en su vino caliente, glögg, y la cáscara le da un sabor cítrico a su pan de jengibre navideño. Navidad, dulce Navidad

Sí, la naranja amarga nos ha servido bien. Una cosa está clara, reivindica el terreno común entre Enrique VIII y el Oso Paddington: su amor por la mermelada, ese alimento básico del desayuno británico. Hay una historia maravillosa que podría explicar el origen de la confitura agridulce en la época de María I de Escocia, que comió mermelada cuando estaba enferma: en francés, “Marie est malade”. Probablemente no sea cierto, pero no es que podamos preguntárselo a ella directamente, así que...

La naranja amarga, el ingrediente principal de la mermelada, pasó siglos de acá para allá antes de terminar en un tarro junto a nuestras tostadas. La planta viene de oriente, China e India, y se extendió gradualmente hacia occidente.

A los romanos les encantaba usar aceite de naranja amarga en remedios naturales (entre otras cosas, es un tónico para aliviar el cansancio). Pero fue en algún momento entre los siglos X y XVI cuando se cree que la naranja amarga llegó a Europa occidental. Los árabes la llevaron a España y luego los españoles se la llevaron a América.

Hubo un tiempo en que el cultivo de naranjas se consideró algo muy glamuroso. Las plantaciones de naranjos de los siglos XVII al XIX se encontraban solo en los terrenos de los establecimientos más de moda y eran un símbolo de riqueza. Queda claro, ¿no? La naranja amarga tiene suficiente calidad de estrella para tener su propia casa.

Such is the spirit of our Orange Bitters Candle, which made its first appearance last year. Deje que su carácter cítrico, envuelto en sándalo y ámbar, embriague toda su casa y perdure bajo el muérdago.

Comprar la historia